The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Colección Fado

 El fado, la famosa expresión musical melancólica portuguesa, declarada Patrimonio Histórico Cultural, le da nombre a este visillo rústico de textura lisa en doble ancho. Esta colección de look and feel natural con efecto irregular de trama y urdimbre está disponible en una extensa y original gama de 16 colores que van desde verdes y azules hasta colores más neutros como grises y naturales.

El fado, así suena el alma de Lisboa

La colección Fado de Güell Lamadrid nos invita a conocer el fado, la expresión más conocida internacionalmente de la música portuguesa. La palabra fado proviene del latín «fatum» que significa «destino». Y es que si algo característico tiene su música son sus tintes melancólicos y nostálgicos; los temas más cantados son las pequeñas historias del vivir diario de los barrios humildes, llenos de fatalismo y frustración.

O Fado, pintura de José Malhoa (1855-1933) es considerada como un icono del naturalismo en la pintura portuguesa. Es una alegoría al fado y un homenaje a la condición bohemia y marginal de cierta sociedad de Lisboa a principios del siglo XX. Sus colores nos recuerdan a la colección Fado de Güell Lamadrid.

La historia del fado no está muy definida. Se cree que tendrá casi 200 años. Es un género musical que sufrió muchas influencias, sobre todo de Brasil y de África, ya que los portugueses estuvieron ahí y hubo mucho intercambio entre culturas. Generalmente lo canta una sola persona, acompañada por la «viola» y la guitarra portuguesa.

Fado, pintura de Mário Couto.

El fado es la canción urbana de Lisboa, surgió en los barrios históricos de la ciudad y en contextos populares. Lo cantaban personas corrientes e incluso, principalmente, gente marginal. Se cantaba de forma espontánea, en espacios abiertos o cerrados y las letras retrataban sus vivencias, mediante el uso de la jerga o el argot.

Amália Rodrigues, cantante de fados y actriz portuguesa.

Amália Rodrigues (1920-1999), considerada la embajadora artística de Portugal, describe el fado así: «el fado es una cosa muy misteriosa, hay que sentirlo y hay que nacer con el lado angustioso de las gentes, sentirse como alguien que no tiene ni ambiciones, ni deseos. Una persona… como si no existiera. Esa persona soy yo y por eso he nacido para cantar el fado».