The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Tejidos seguros en tiempos de COVID-19

Os presentamos una selección de tejidos High Performance a prueba de virus y bacterias aptas para todo tipo de usos y estilos decorativos. Gracias a sus propiedades innovadoras y tratamientos específicos que mejoran su mantenimiento, permiten su limpieza a altas temperaturas, eliminando todo tipo de virus y bacterias y haciendo posible una mayor seguridad en hoteles, restaurantes y en el hogar.

 

Colección FR-ONE

 

Colección Michelin

 

Colección Michelin

 

Colección Combo

 

Conoce todas las colecciones y sus características:

 

FR-ONE

FIRE RETARDANT FURNISHING FABRICS
Ver características

 

FIBREGUARD

STAINFREE TECHNOLOGY
Ver características

 

FIBREGUARD PRO

STAINFREE TECHNOLOGY
Ver características

 

ACRÍLICO TINTADO EN MASA

COLECCIONES: SICILIA, PORTOFINO, NATURAL OUTDOOR, UV PRO, OUTDOOR ETAMINE
Ver características

 

POLYESTER OUTDOOR ESTAMPADO

COLECCIONES: LAGOON, AVALOS, MOROCCO
Ver características

 

 

Cómo interactuar con el arte en tiempos de pandemia

 

Durante estos días extraños, se ha dicho y escrito mucho sobre la importancia, incluso la necesidad, del arte en medio de esta crisis sanitaria, social y económica. Y la galería de arte tradicional, la sala de visualización estéril y sin ventanas etiquetada acertadamente como el «cubo blanco» por el artista y crítico Brian O’Doherty en 1976, que ha dominado el mundo del arte durante décadas como la principal forma de exhibir obras se ha visto obligada a cambiar.

 

 

El cubo blanco, que se ha comparado con un quirófano, siempre ha sido defendida por las galerías como una forma de mantener la neutralidad para poder observar las obras de arte sin intromisiones. Pero su neutralidad clínica ha conseguido crear una relación artificial entre el espectador y el arte, llegándose a converir en un símbolo de elitismo.

 

En 1965, Yoko Ono ya cuestionó la relación entre el espectador y el arte y la neutralidad de las galerías con Cut Piece, en la que la artista se sentó en un escenario con unas tijeras e invitó a los miembros de la audiencia a cortar su ropa. Haz clic en la imagen para ver el vídeo completo.

 

Ahora, la pandemia ha hecho que la galería sea aún más inaccesible, inspirando a curadores y creadores para reimaginar cómo se podría compartir el arte, y se han generado nuevas relaciones entre el arte y los espectadores.

 

GALERÍA EN MINIATURA

 

 

El 27 de marzo, el artista Eben Haines lanzó Shelter in Place Gallery, una sala de exhibición en miniatura que permite a los artistas crear obras a pequeña escala que parecen más grandes cuando son fotografiadas y compartidas en Instagram. Después de revisar las presentaciones de artistas de imágenes de muestra y propuestas por correo electrónico, Haines y su compañero Delaney Dameron solicitan a los artistas seleccionados que dejen o envíen su trabajo por correo. Luego instalan y fotografían cada pequeña muestra de arte en solitario, que dura menos de una semana.

 

 

 

 

MAIL ART

 

La práctica de arte populista de décadas conocida comúnmente como arte postal ha experimentado un renacimiento en los últimos meses. Las reglas son simples: todo lo que uno tiene que hacer es hacer una pequeña obra de arte de cualquier tipo (dibujo, collage, poema, etc.) que pueda caber en un sobre y enviarla por correo a otro corresponsal.

 

 

El arte postal ya lo practicó el artista Dadaísta Marcel Duchamp, pero el movimiento ganó importancia en la década de 1950, cuando Ray Johnson se propuso plantarle cara al sistema de galerías, enviando plantillas de sus propios dibujos con indicaciones para que los corresponsales agreguen su propia marca a los correos antes de devolvérselos o reenviarlos a otra persona. El proyecto finalmente se conoció como la New York Correspondence School.

 

Durante la pandemia, han surgido varios proyectos de arte por correo. El coleccionista de arte y curador Jason Brown ha estado realizando una convocatoria abierta llamada «My view from home». La iniciativa invita a personas de todas partes a enviar sus trabajos, que Brown recopila y publica en el sitio web del proyecto y la cuenta de Instagram. Una vez finalizado el período de presentación, Brown planea donar los correos a las Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. Según Brown, ha recibido más de 350 obras de 27 países, entre ellos India, Cuba y Alemania. “Expande la noción de lo que es un artista. Los artistas del correo provienen de todos los ámbitos de la vida; la mayoría no son artistas profesionales «, dice Brown. «Todo lo que necesitas es tu imaginación y un sello».