The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Victor Collection by Avellaneda

Víctor es una colección cápsula que da continuación a Le Garçonnière, colección de Güell Lamadrid que nace de la colaboración con el reconocido
diseñador Juan Avellaneda, considerado uno de los mejores diseñadores de moda masculina de España, así como un referente de estilo tanto dentro
como fuera de nuestras fronteras.

En esta nueva colaboración con Güell Lamadrid, Avellaneda prosigue su particular homenaje a hombres singulares del mundo del arte y la moda que
dejaron un poso cultural permanente en nuestra sociedad. Personalidades, hoy en día de sobra reconocidas pero que en su día lucharon en contra de los convencionalismos de cada época para hacer realidad sus intuiciones, proyectos y sueños.

 

 

Victor Hugo, genio polivalente.

Para desarrollar la nueva colección de Güell Lamadrid, Avellaneda toma de referencia a otro gran artista. Toda una figura universal clave dentro de la literatura francesa del siglo XIX como es Victor Hugo. Este poeta, dramaturgo y novelista romántico francés es mundialmente conocido por obras como Nuestra Señora de París (1831) o Los miserables (1862). Sin embargo, su mentalidad reflexiva y creativa le llevó a explorar otras dimensiones artísticas y más desconocidas como el íntimo amor por la pintura y la decoración.

 

 

Su faceta artística más desconocida

Avellaneda viaja a la casa de Víctor Hugo, en la Place des Vosges de París, para inspirarse en la vida del genio escritor y su Salón Chino, una sala
marcada por un virtuosismo pictórico con una clara orientación asiática. Un espacio de profunda intimidad cuyas paredes fueron decoradas con
creaciones pictóricas con la firma del polifacético artista francés.

 

Dicha sala, actualmente en una casa museo repleta de cartas y regalos de la sociedad francesa de la época, es la réplica de la habitación diseñada por el autor para la casa de su amante Juliette Drouet, Hauteville Fairy, en Guernesey. Actualmente, a la decoración original y el elegante mobiliario gótico, entre el que destaca la mesa regalada y dedicada a la propia Juliette, se suman un conjunto de objetos asiáticos coleccionados durante su exilio político y las tablas chinas dibujadas por Victor Hugo entre 1863 y 1864.